De don Pelayo a Felipe II

Hoy en Setúbal y mañana en Covadonga, caminata desde Arriondas con mis camaradas reservistas.
Al estar sentado en las murallas de ese castillo de San Felipe que mandó construir Felipe II para proteger Setúbal y su impresionante bahía pensaba: ¿Quién le iba a decir a don Pelayo que ese humilde y pequeño reino con capital en Cangas de Onís se iba a convertir ocho siglos después en el mayor imperio que ha existido, ese donde nunca se ponía el sol.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s